frontera bolivia peru

Bolivia, la Sudamérica más genuina

Reconozco que había ganas de entrar en Bolivia, de la que tan bien nos habían hablado. Pude por fin comprobar que, efectivamente, se trataba del país más profundo y auténtico de toda América. Así, entré en Bolivia desde Perú cruzando a pie la frontera. El cuadragésimo segundo país en este viaje.

frontera bolivia peru

Un pequeño-gran país al que dediqué solo 9 días. Me centré en los principales puntos de interés a lo largo de la cordillera andina. Para un próximo viaje quedarán la selva, el Chaco, grandes ciudades como Santa Cruz o Cochabamba y pueblos sureños como Tupiza o Tarija. Por falta de presupuesto, tampoco hice la subida al 6.000 Huayna Potosí o la carretera de la muerte en bicicleta. Pero, si esto fue lo que dejé de visitar, ¡imaginad lo interesante que fue lo que sí visité! Os lo cuento a continuación.

ruta bolivia

 

Lago Titicaca

Ya estuve en el lago Titicaca 11 años antes, aunque en la parte peruana. Me faltaba conocer el lado boliviano, así que me estrené en Bolivia con Copacabana. La popular localidad a las orillas del lago que nada tiene que ver con la playa carioca. Desde el primer momento ya percibí las primeras diferencias con respecto a Perú. Algunas para bien, como el indigenismo, y otras para mal, digamos que la comida.

copacabana bolivia

El lago Titicaca, a 3.812 metros, no es el lago más alto del mundo a pesar de lo que mucha gente dice. Es el lago navegable más alto del mundo, lo cual es diferente. Los hay mucho más altos en el Himalaya, como el Tilicho Lake, que está a 4.949 metros, u otros más pequeños en el Tibet que sobrepasan los 6 mil.

lago titicaca

De la isla del Sol cuentan las crónicas que en ella se originó el imperio Inca. Es una isla repleta de templos dedicados al sol. Se encuentra junto a otra de menor tamaño llamada isla de la Luna. A continuación podéis ver una mesa ceremonial junto a la cual vimos ponerse el sol del lado peruano del lago.

isla del sol

Tiahuanaco

Camino de la capital, aún cerca de la frontera norte, se encuentra el yacimiento arqueológico más importante del país. Hablamos de Tiahuanaco, la capital de una civilización que ocupó toda la zona sur de los que posteriormente fue el Tahuantinsuyo. El lugar tiene un gran valor patrimonial, como podéis ver en las fotos, aunque puede llegar a decepcionar un poco si recién llegas de hartarte de ver yacimientos arqueológicos en Perú. Además, con eso de que es patrimonio de la Humanidad, la entrada de 80 bolivianos (11 euros) es algo exagerada.

tiahuanaco

La Paz

Seguro alguna vez habréis oído que La Paz es la capital más alta del mundo, pero, aunque sea crea lo contrario, La Paz no es oficialmente la capital del país. Eso sí, es una ciudad altísima, con barrios como El Alto, nunca mejor dicho, que están por encima del los 4 mil metros. No hace falta mencionar que la falta de oxígeno a estas alturas es notable. Por no hablar de que está rodeada de cumbres que superan los 6 mil metros. Una de ellas, el Huayna Potosí, se puede subir con un tour organizado de un par de días, siendo el 6.000 más fácil y barato de coronar.

la paz desde el alto

La sorpresa llegó cuando de casualidad nos encontramos con la festividad de las Ñatitas. ¡Una de las cosas más tétricas e impactantes que he visto en mi vida! Una vez al año, miles de bolivianos llevan a la iglesia del cementerio sus ñatitas (cráneos anónimos de muertos extraídos de fosas comunes) para que sean bendecidos. Les ponen nombre y los guardan en sus casas durante todo el año para que les brinden protección. Durante este día de noviembre los adoran dándoles de fumar, de beber, hojas de coca de comer, encendiéndoles velas, ofreciéndoles flores y contratando a músicos que les canten. Los continuadores de esta tradición prehispánica muestran a sus ñatitas con mucho orgullo. Te dicen sus nombres y posan ante las cámaras de los curiosos (como yo) que se congregan en el cementerio. ¡Sencillamente alucinante!

natitas la paz

Por este tipo de cosas es por lo que digo que Bolivia es de los países más profundos y auténticos de América.

Sucre, la verdadera capital

No os iba a dejar sin saber cual es la capital de Bolivia. Pero tranquilos, yo también viví equivocado hasta poco antes de llegar. Y, bueno, la capital de facto no deja de ser La Paz, todo sea dicho. Pues sí, ¡la capital del país es Sucre! Una antigua y bella ciudad colonial de la cual os muestro esta panorámica.

sucre

¡¿Dinosaurios en Bolivia?!

No, no habéis clickado accidentalmente un link a otra página, ni me he vuelto loco. En esta zona del sur del continente vivieron muchos dinosaurios y dejaron huella, nunca mejor dicho. Bolivia, junto a Argentina, son países de lujo para los amantes de los dinosaurios. A las afueras de Sucre se descubrió en la década pasado un farallón repleto de improntas de dinosaurios del Cretácico.

huellas-de-dinosaurio

Potosí y el descenso a las profundidades

potosi

Poder bajar a las entrañas del Cerro Rico en Potosí fue una de las mejores experiencias de este viaje. Una riquísima mina de la que, como se dice por aquí, los españoles sacaron tanta plata que con ella podrían haber construido un puente sobre el Atlántico de Europa a América. Así también con los huesos de las millones de personas que murieron (y siguen muriendo) por las duras condiciones de esta labor.

Pudimos bajar con un ex-minero por los túneles de una de las minas hasta 150 metros de profundidad pasando 5 niveles. A veces avanzando por galerías en las que solo se podía ir a gatas. Pudimos ver las duras condiciones en las que trabajan, además de los rituales de adoración a la pachamama y el tío (deidad guardiana de la mina), del que hay una escultura en cada rincón. Durante la visita incluso se produjeron varias detonaciones de dinamita que hicieron temblar todo.

Bebiendo alcohol puro y chacchando coca pasan sus jornadas (sin descanso semanal). Al menos ahora las minas son explotadas por cooperativas de trabajadores que se reparten las ganancias y no por grandes empresas extranjeras. La plata ya hace mucho que se acabó. También el estaño. Ahora el mineral más cotizado de cuantos salen de aquí es el zinc, utilizado en la fabricación de teléfonos móviles.

cerro-rico

La visita no hubiese sido la misma sin nuestro guía Antonio, de la cooperativa Potochij Tours. Encontráis la oficina en la calle Lanza, a una cuadra de la plaza 10 de noviembre.

¡Ah! Y ni que decir de lo preciosa y auténtica que es la ciudad colonial de Potosí.

Uyuni y lo que sigue

No pude tener mejor despedida de Bolivia que visitando el salar de Uyuni y la no menos importante reserva nacional Eduardo Avaroa. Como hay mucho de lo que hablar al respecto, le dedico un post específico para daros más detalles y mostraros más fotos. Así que, sin mucho más que añadir, cierro con esta foto del salar y, si aún no estáis convencidos de cuanto es genuina Bolivia, ¡os invito a seguir leyendo!

salar uyuni