Bolonia, la universidad de Italia

Bolonia es una de las ciudades más relevantes de Italia. Su indudable valor histórico, que se remonta al tiempo de los etruscos, y su potencia económica y académica hacen que sea el centro neurálgico de la región de la cual es capital: Emilia-Romagna. Como sabéis, en Italia se intenta siempre marcar las diferencias culturales entre el norte, el centro y el sur. Bolonia es la ciudad a partir de la cual empieza a considerarse la parte norte del país, lo cual hace que notemos un cambio significativo cuando uno llega desde la Toscana, la siguiente región al sur. Primero, en el inconfundible acento del norte y, segundo, en un civismo mucho más notable. vistas Bolonia torre

Universidad

Se cree que la Universidad de Bolonia, fundada en el año 1088 y una de las más importantes en Derecho, es la más antigua de occidente. Por sus aulas han pasado personalidades de la importancia de Erasmo, Dante o Copérnico. En la actualidad, la vida universitaria está muy presente en la ciudad. Son numerosos los edificios históricos que siguen recibiendo el mismo uso siglos después. Miles de estudiantes de toda Italia y el extranjero bajan notablemente la edad media de la población durante el año académico y llenan vida sus calles, sobre todo en la noche.

Torres

La ciudad también es muy conocida por sus famosos pórticos, decenas de kilómetros en todo el centro histórico, uno de los más grandes de Europa. Lo cual nos da también a entender lo mucho que puede llover en Bolonia. Otro de los emblemas de la ciudad son las particulares y altas torres que coronan la ciudad. Auténticos rascacielos de la Edad Media que llegaron a contarse por cientos, conformando un skyline de la ciudad inconfundible, tal y como muestran muchos grabados de la época. El paso del tiempo y las catastróficas planificaciones urbanísticas de principios de siglo XX, hacen que hoy día se conserven muy pocas torres, de las cuales destacan Garisenda y Asinelli, de 48 y 97 metros respectivamente. Se puede subir a la más alta de ellas previo pago de una modesta entrada. Solo apto para gente en forma, ya que la subida es exclusivamente por escaleras. Lo recomiendo muchísimo, la vistas de la ciudad son únicas. La estructura alta y hueca de esta torre medieval, pese a que lleva siglos en pie soportando vientos y terremotos, da muy poca seguridad y mucho vértigo cuando se está ahí arriba.
panorama Bolonia

Por lo demás, recomiendo pasear bajo los pórticos y dejarse llevar por las calles del centro. La fuente de Neptuno, el Museo Cívico Arqueológico, la piazza Maggiore, iglesias, parques, más museos… los lugares interesantes se irán sucediendo de manera continua.

Bolonia Emlia Romagna ragu

Gastronomía Boloñesa

Por último, no podéis iros de Bolonia sin probar alguna de sus platos más típicos. Uno de ellos son los mundialmente conocidos como espaguetis a la boloñesa, que en realidad son tagliatelle al ragù de ternera. Otro de los platos estrella son las piadinas, una especia de tortillas de harina, parecidas a las mexicanas, que se suelen rellenar con quesos y embutidos y calentarse en una lancha. Mi favorita es con mozzarella y mortadela boloñesa con pistacho, otra delicia de la región. Un buen sitio para probar todos estos platos a un precio popular, el cual me recomendó un local, es la Osteria dell’Orsa, en pleno centro de la ciudad.