El parque de los monstruos de Bomarzo

Aunque ya hayan pasado unas cuantas semanas desde la visita, aún me dura la sorpresa de encontrar algo en Italia que destaque estéticamente por cualidades que escapen de los cánones clásicos. El parque de los monstruos de Bomarzo, como se le conoce comúnmente, es sin duda uno de estos raros especímenes en un país en el que impera el clasicismo, interpretado y reinterpretado hasta el infinito. Un concepto de belleza que gusta hasta contar 10, pero que puede acabar conduciéndote hacia el hartazgo. Como efectivamente me ha pasado a mí.

ogni pensiero volabomarzo mostruobomarzo familia

Dicho esto, el parque de Bomarzo, situado en las proximidades de Viterbo (al norte del Lazio), despierta el interés desde el mero inicio, cuando uno lee sobre la manera en la que fue concebido: Un encargo arquitectónico motivado por el dolor de un Orsini del siglo XVI tras la perdida de su esposa. La obra la ejecutó el arquitecto y paisajista Pirro LigorioEsculturas pantagruélicas y jardines que se mimetizan a la perfección con la frondosa naturaleza tan típica de esta zona situada a los pies de los Apeninos umbros. Los excesivos 10 euros de entrada merecen la pena por lo que depara el lugar.

bomarzo elefantebomarzo gigantebomarzo tortuga

Aunque correctamente cuidado, este tipo de lugares siempre me dejan con el deseo de haberlos conocido en otra época en la que solo unos pocos supieran de su existencia. Como si fuesen unas ruinas todavía por redescubrir, en las que las esculturas se escondiesen entre los árboles y la maleza, como verdaderos monstruos.

bomarzo carabomarzo mascaracasa torcida