Venecia en Carnaval

Por fin me digno a colgar este post sobre mi escapada “carnavalera” a Venecia. Y es que cumpliendo ya casi el año de vivir en Italia no podía permitirme más tiempo sin visitar esta ciudad de la que tanto se oye hablar en el mundo y de la que tan opiniones diversas genera. ¡Era hora de crearme una propia! Aunque confieso que me aventuré con ciertos prejuicios al esperar encontrar la típica ciudad faked-pija-cartónpiedra, como tantas hay por Europa. Sin embargo, cual fue mi sorpresa (quizá por esperar poco) que me encontré con una ciudad bastante auténtica, pese a las hordas de turistas, con un toque de decadencia real y, sobre todo, con una belleza estética y genuinidad a años luz de cualquier ciudad que se precie. Más si cabe resaltada aun más por su peculiar, a la vez que elitista, Carnaval. Sin duda, también ayudó la magia que supone haber llegado con el tren en plena noche, poco antes del amanecer, obligados a perdernos por sus calles frías y nebulosas. Con el misterio casi “kubrickiano” de cruzarte con gente enmascarada sin saber bien si iban o venían. Ya lo vengo experimentando con algunos destinos, no hay nada como llegar a una ciudad antes de que salga el sol para conocerla desde que despierta.gondolas san marco

En un visita a Venecia, sea o no durante el Carnaval, recomiendo pasear sin parar y perderse por sus calles. Cruzar puentes sin saber a donde llevan y seguir el curso de los canales. Cada rincón parece sacado de una postal, no hay ciudad más fotogénica que esta. Los dos altos obligados en el camino son el mítico puente Rialto y, por supuesto, la Piazza san Marco. También hay una infinidad de museos de arte que visitar, pero para ello se necesita disponer de mucho tiempo para las colas, así como dinero, ya que el precio de las entradas suele ser alto. Venecia es una ciudad cara en cada mínima cosa que se quiera hacer. Si se quiere ahorrar en el alojamiento, aconsejo dormir fuera de la isla. Yo lo hice en un camping con cabañas que se encontraba a tan solo 15 minutos en bus del centro de la ciudad. Comer en Venecia es arriesgarte a que te den una pizza congelada y la pagues a precio de oro. Contando con que la gastronomía de la ciudad dista de ser la mejor de Italia, aconsejaría proveerse de buenos productos italianos en algún supermercado con los que prepararse unos buenos panini. Si queréis llevaros un buen souvenir veneciano os recomiendo ir a la tienda de máscaras de carnaval Ca’Macana, donde todas son echas a mano allí mismo por la misma persona que hizo las máscaras para la película de Stanley Kubrick  Eyes Wide Shut.

Por otro lado, después de muchos meses de desuso, este viaje supuso la reconciliación con mi cámara reflex. A continuación una modesta selección de las fotos que saqué en este par de días en Venecia.

canal mayor veneciasan marco leon aladorialto veneciaembarcadero gondolasmascara veneciapaseando veneciacupulas veneciagondolero veneciaestacion tren veneciacarnaval veneciaatardecer venecialeon con alastorre san marco