Chile de punta a punta

Tuve que recorrer Chile de punta a punta para cambiar de idea. Sí, lo reconozco, cuando entré en Sudamérica, e incluso cuando inicié este viaje de 2 años, Chile no era uno de los países que más ganas tenía de conocer. Tenía mis motivos personales, poco objetivos, eso sí. Por ello, no quería dejar pasar la ocasión de poder fundar mi visión sobre este país en mi propia experiencia. De modo que lo visité hasta en 3 ocasiones: Una en la región norteña de Atacama, otra recorriendo desde la capital en el centro del país hasta Chile Chico en la Patagonia y una última en el estrecho de Magallanes entre Punta Arenas y Tierra de Fuego. En definitiva, para que os hagáis una idea del zigzagueo que me traje entre Chile y Argentina, os muestro el siguiente mapa:

itinerario chile

Paso fronterizo de Bolivia a Chile

Mi estreno en Chile no fue una buena primera impresión que digamos. A San Pedro de Atacama llegué desde Bolivia y me topé con un exagerado control aduanero. Me registraron completamente, los agentes me requisaron té y especias asiáticas que venían de pasar controles en países como Japón o Estados Unidos e incluso insinuaron que era heroinómano al ver unas gomillas que usaba para agrupar objetos en el equipaje… Y por si la cosa no parecía un surrealista, 10 metros después de salir de la aduana un hombre nos ofreció drogas, tal cual, prácticamente frente a la caseta de control.

Atacama

Además del susto que me llevé al ver que los precios se triplicaban con respecto a los países delos que venía. Por suerte, ¡todo se me olvidó al levantar la mirada y ver el maravilloso paisaje desértico y montañoso que me rodeaba!

licancabur

En la foto anterior puede verse el majestuoso volcán Licancabur, que marca la frontera con Bolivia. Este se ve tal cual desde el lado boliviano. Un claro ejemplo de la similitud del paisaje atacameño con el de la región suroccidental de Bolivia. De ella os hablé en el pasado post. En definitiva, toda la región que se extiende desde el salar de Uyuni en Bolivia hasta el salar de Atacama al sur de San Pedro, es un mismo desierto. Lo que ocurre es que al estar situado en dos países distintos, se les da un tratamiento diferente. Pero el paisaje que se ve a un lado y a otro de la frontera es prácticamente el mismo, con semejantes lagunas, volcanes, formaciones volcánicas, geysers, valles, flora y fauna. Si no, juzguen ustedes mismos observando la siguiente vista satelital de la región

desierto-chile-bolivia

Ver el atardecer sobre el valle de la Luna fue lo mejor de mi estancia aquí. El mirador está a las afueras de San Pedro de Atacama. Puede llegarse a pie por la carretera que va a Calama. San Pedro esa bonita y cuidada ciudad turística hasta el punto que puede parecer un escenario cinematográfico de cartón piedra.

panoramica valle luna atacama

En autostop hacia Argentina

De Atacama me fui con el recuerdo de batir un récord. 8 horas haciendo autostop en la salida de San Pedro. Todo el día bajo un sol abrasador esperando que alguien me llevase hasta Argentina. Al final hubo suerte y una familia de holandeses me subió en su combi hasta la frontera. Allí pasé la noche en una gasolinera a 4.200 metros de altura y temperaturas bajo cero en el exterior.

Zona Central de Chile

Tras unos días en el norte y centro de Argentina, volví a ingresar en Chile. Esta vez rumbo a la capital, Santiago de Chile, y Valparaíso. El viaje a través de los Andes desde Mendoza fue espectacular. El paisaje de alta montaña del paso de los Libertadores es todo un espectáculo. Además, esta vez el control aduanero fue bastante tranquilo. Esta entrada a Chile la hice con mi amigo Dámaso, del que me volví a separar en Valparaíso. No volví a reencontrarlo hasta la Patagonia y Tierra de Fuego, junto a Lorenzo y Nuria.

frontera argentina chile

Lo primerísimo que quise hacer en Santiago de Chile fue ir al Palacio de la Moneda y presentar mis respetos al gran Salvador Allende. Este gran presidente electo de Chile, que se volcó totalmente con el pueblo chileno, halló aquí la muerte. Fue un 11 de septiembre del 73 en manos del ejército golpista de Pinochet, apoyado por los Estados Unidos.
Por él, por Víctor Jara, incluso por Neruda, y por otros tantos luchadores anónimos: ¡No olvidamos!

allende santiago

Aires muy noreuropeos en la Valparaíso de Neruda. Una ciudad decadente, anclada en otra década, pero tan bella como decían. Aquí una de las vistas que se tienen desde sus múltiples colinas. Sin duda, una de las joyas de este país y, probablemente, de las ciudades más bellas del mundo.

valparaiso

Patagonia chilena

Entré en la Patagonia por la puerta grande. La isla de Chiloé me maravilló, al igual que lo hizo mi travesía en barco desde Quellón hasta Puerto Aysén, los paisajes de la carretera Austral o cruzar el estrecho de Magallanes. La Patagonia y Tierra de Fuego se merecían un post específico en el que poder contar en detalle y mostrar muchas más fotos. Podéis leer todo sobre mi paso por el sur de Chile y Argentina en un post que publicaré en breve.

patagonia-chilena

Cruzando el legendario estrecho de Magallanes me despedí de Chile. Como os adelantaba, me fui con muy buen recuerdo del país. Recorrerlo casi de cabo a rabo a lo largo de casi 5.000 kilómetros y disfrutar toda su diversidad, ayudó mucho. Me alegro mucho de haber viajado por su larga y angosta extensión. No imagino este viaje por el mundo sin los lugares que conocí en Chile.