¿Cuánto me costó mi viaje por el mundo?

Desde el primer día de viaje hasta el último, y esto bien os lo pueden contar quienes coincidieron conmigo en el camino, me propuse la disciplinada y ardua tarea de apuntar todos y cada uno de los gastos que realizaba. Cifras que, una vez sumadas y divididas por día, concepto y país, me daban medias y porcentajes muy valiosos para mí. Un recurso que me ayudaría a controlar mis gastos para poder llegar al final del viaje cumpliendo con mi presupuesto inicial.

cuentas viaje alrededor mundo

Conforme pasaba el tiempo y le mostraba mi libreta a otras personas (sí, opté por hacerlo a mano. Lápiz sobre papel), me di cuenta del valor que tenía esta información no solo para mí, sino también para futuros viajeros en fase de planificación de un viaje largo.

No sé si algún día me animaré a escribir un libro que hable a fondo sobre las cuestiones económicas de un viaje, aprovechando estos apuntes y mi experiencia, ya que conseguí ser todo un maestro del ahorro jeje. En lo que lo pienso, me gustaría compartir algunos datos estadísticos resumidos de lo que han sido los gastos durante mi viaje.

El costo total del viaje fue de 13.943,69 euros, incluyendo absolutamente todos los gastos desde que salí de la puerta de mi casa en Sevilla un 24 de abril de 2014, hasta que volví a entrar 2 años y 2 días después. Una media de 579,54 euros por mes o 19,02 euros al día. Puede ser mucho dinero o no tanto dependiendo como se mire. Sin duda, es una gran suma, a casi cualquier persona le llevaría varios años poder ahorrarla. Yo demoré 4 años en hacerlo. Incluso hay personas con cargas familiares y trabajos precarios que ni sueñan con poder ahorrar una cantidad así. Por no hablar de países donde, por desgracia, los salarios son muy bajos. De igual manera, también hay muchas personas que se gastan ese dinero en la compra de un coche, en una boda, en la entrada a una hipoteca o incluso fumando un medio paquete de cigarros diario a lo largo de 15 años. Ojo, no digo que ese dinero esté peor gastado así que en un viaje. Por eso, cuando la gente me pregunta que si soy rico por haber podido viajar tanto tiempo, yo les respondo que “no”. Es solo una cuestión de prioridades en la vida. Tuve la suerte de poder reunir ese dinero y, en mi caso personal, esa fue la mejor manera en la que pude gastarlo.

Ahora, ¡sepamos en qué me gasté ese dinero! De esa cantidad, el 37% lo gasté en transporte, nada menos que 5.192,40 euros, una cantidad que no conseguí rebajar por mucho que viajase en autostop y evitase a toda costa los vuelos y medios de transporte más costosos en cada ocasión. En comida me gasté 3.953,86 euros, el 28% del presupuesto. Aunque comí siempre barato, nunca me permití pasar hambre. Son unos 5,4 euros al día con los que probé delicias de medio mundo, ¡el dinero mejor invertido de todo el viaje! En cambio, en alojamiento solo gasté un 11%, 1.525,67 en un total de 733 noches; unos 2 euros de media diaria. Todo gracias a pasar mas de una noche en la calle, dormir en lugares muy humildes y, sobre todo, a couchsurfing. En actividades y entradas a lugares de interés me gasté 1.445,45 euros, el 10% del total. Aunque ahí entran las 12 inmersiones de buceo, que no fueron baratas, he de decir que fui muy selectivo a la hora de gastar dinero en asuntos íntegramente turísticos. En visados me gasté 524,85 euros, menos del 4%. Todo este gasto fue realizado en países asiáticos, ya que en América no tuve que pagar por visitar ningún país. En bebidas alcohólicas me gasté 483,66 euros, un 3,5% del presupuesto. Puede parecer mucho, a mí me lo parece… pero si lo divides por 2 años, no da ni para una cerveza al día. Aunque, sin duda, no deja de ser el gasto más prescindible. Por último, me gasté 791,89 euros en un concepto que denominé “otros“, en el que entran desde productos de higiene y ropa, hasta horas en cibercafés, pasando por algún que otro souvenir o los típicos costes por usar baños públicos en muchos países. Un 6% del presupuesto difícilmente reducible.

¿Qué os parece?

Como apunte final, me gustaría decir que estos casi 14.000 euros que gasté en el viaje fueron íntegramente los ahorros de 4 años trabajando en las embajadas de España en Ciudad de México y Roma. Aunque hay muchas maneras de hacerlo, no generé ningún tipo de ingreso trabajando durante el viaje. ¡Ah! y tampoco recibí subsidio por desempleo, ya que al ser becario no tuve derecho a dicha ayuda.

Estos son solo los gastos totales divididos por conceptos, aún se puede extraer mucho jugo de estos apuntes. Por ejemplo, los gastos en cada uno de los 34 países visitados. Tiempo al tiempo.

¡Espero que estos datos animen a más personas a lanzarse a viajar durante mucho tiempo!

Cualquier duda, podéis dejar un comentario o contactarme.