Diamond Circle, el norte de Islandia

Dirección hacia el norte del país por la ring road, dejando atrás los fiordos del este, se encuentra el conocido como Diamond Circle, quizá un nombre puesto con calzador con la intención de equipararlo (de cara al turismo) al famoso Golden Circle. Y la verdad es que no se queda muy atrás. Al igual que este, se trata de un conjunto de atractivos naturales comprendidos en una determinada región, en este caso el nordeste del país, que se pueden visitar perfectamente en un día. Aunque también puede hacerse en varios si se desea, no faltan los balnearios para poder tomárselo con mucho relax. Todo es cuestión de tiempo, y también de dinero. Así, el Diamond Circle consta principalmente de 2 cascadas – Dettifoss y Goðafoss-, un área volcánica – Krafla – y el lago Myvatn.

Dettifoss

Dettifoss es la primera cascada a visitar conforme se viene desde los fiordos del este. Aunque para acceder a ella hay que desviarse varios kilómetros por un camino sin asfaltar. Técnicamente es parte del parque nacional de Jökulsárgljúfur y está considerada la cascada más grande de Europa, ya que es la más caudalosa de todas.  Sus 100 metros de ancho por 44 de alto os pueden dar una idea de la cantidad de agua que pasa por ahí cada segundo, aunque nada mejor que apreciarlo con vuestros propios ojos:

dettifossfotos Dettifoss

Krafla

Retomando la ring road hacia el oeste, poco antes de llegar al lago Myvatn, está Krafla, el campo de lava volcánica. Esta zona es una de las más activas de la isla. La última gran erupción, conocida como la colada de Krafla, se registró en 1984. Según cuentan fue realmente violenta. Es un lugar fabuloso para ver fumarolas, pozas de agua burbujeantes, grandes charcas de color y, sobre todo, mucha lava petrificada. Las vistas son insólitas y más aún si nieva en pleno agosto, como fue mi caso.

lava krafla

Krafla

Myvatn

La siguiente parada es Myvatn, un enorme lago que cuenta con numerosas instalaciones óptimas para quienes quieren algunos días tranquilos. Se pueden alquilar bicicletas y pedalear alrededor de él por horas, pero sinceramente no creo que sea ni de lejos de lo lugares más bellos de Islandia. Por otro lado, para quienes quieren vivir la experiencia de darse un baño en una laguna azul sin gastarse los 40 euros que vale la Blue Lagoon, pueden optar por los baños naturales de Myvatn, con un precio por debajo de la mitad. Aunque quizá sea justo decir que la experiencia en la Blue Lagoon del sur sea el doble de completa que aquí. ¡Yo recomiendo ambas!

Goðafoss

La última parada del Diamond Circle, antes de llegar a Akureyri, es la cascada de Goðafoss. Posiblemente la más enigmática del país debido a las leyendas que existen sobre ella. Las sagas dicen que cuando Islandia se convirtió al cristianismo, hace más de mil años, se arrojaron iconos paganos a sus aguas.

Junto a la cascada hay una antigua granja convertida en posada muy acogedora y con servicio de comida, todo muy familiar. También aceptan campistas en un jardín aledaño. Muy recomendable! Además, desde allí vimos el mejor atardecer de todo el viaje.

godafossGodafoss

Akureyri

Ya fuera del Diamond Circle se llega a Akureyri, la segunda ciudad más importante de Islandia después de Reykjavik. Desde allí salen numerosos tours, como por ejemplo el de la isla de Grimsey, el único trozo de tierra islandesa por el que pasa el Círculo Polar Ártico. Yo no fui, sobre todo por lo mucho que costaba, así que no puedo decir que crucé el ártico, aunque casi lo pudiera alcanzar con la mirada. La ciudad en sí no tiene ningún atractivo especial más allá de poder disfrutar por un rato de las facilidades propias de una urbe. Recomiendo mucho el restaurante Greiffin, donde se come bien, variado, en considerables cantidades y todo a muy buen precio.