Un domingo en las montañas de Tucson

Es bastante difícil decir que un día fue el mejor día de tu vida, pero debo decir que al menos este domingo fue uno de los más originales.

Por la mañana fuimos a unas montañas que hay 40 km al este de Tucson que alcanzan los 3000 m de altura. Fue increíble como en tan sólo una hora pasábamos del desierto de Arizona a un pinar al más puro estilo alpino. Si no me quivoco deben ser las Santa Catalina Mountains o Rincon Mountains. Fue impresionante, si eso fue lo que encontré a una hora de la casa, ¡no sé qué encontraré cuando vaya al Cañón del Colorado!

vistas TucsonTucson montañas

Después pillé una bicicleta y, bajo un sol que radiaba a 40º, me colé en un hotel en el que me dijeron que no hay vigilantes. De esta manera me metí en la piscina y me tiré en una tumbona a tomar el sol. ¡Incluso una camarera me trajo un vaso de agua con hielo y una rodajita de lima, creyendo que era uno de esos ricos!

Después del baño me fui a una cafetería de la zona universitaria llamada “Epic Cafe”, el mismo donde días antes comencé este blog. El sitio es igual a un Coffee Shop de la mismísima Ámsterdam, solo que en vez de haber mil tipos de marihuana había mil tipos de cafés. El café aquí es sorprendentemente bueno, hay cafeterías en las que tuestan y muelen el café diariamente, ¡imaginarse que sabor! y después puede que te lleves sorpresas como que el azúcar sea de unas plantaciones al pié de un volcán en Hawai.

No os preocupéis que no os voy a contar mi vida día a día. Cuando empiece a viajar y la universidad no tendré mucho tiempo para el blog. En cualquier caso creí que sería interesante compartir este día con vosotros.