El río Amazonas nace en el Perú

El nacimiento del río Amazonas, el más caudaloso del mundo. La Amazonía peruana, una de las grandes asignaturas que dejé pendientes cuando visité Perú en 2004. Esta vez tocaba ir al interior de la región amazónica de Loreto de la manera más económica posible. Contando con que la carretera acaba apenas a las puertas de la jungla y que el avión es caro, solo quedaba un medio: el fluvial. Efectivamente, hay embarcaciones que van desde Yurimaguas hasta la ciudad Iquitos, capital de la Amazonía del Perú. Kilómetros antes, en la confluencia entre el río Marañón y el Ucayali, se cree que nace el Amazonas. Al menos nace como mínimo en este punto, ya que hay mucha controversia al respecto.

nacimiento-amazonas

Es difícil determinar cual es la fuente del Amazonas, es decir, el afluente principal y más caudaloso. Algunos estudiosos dicen que nace en el nevado Mismi. Hecho que supondría que el Amazonas fuese también el río más largo del mundo, y no el Nilo. Sea como fuere, el nacimiento de este legendario y poderoso río siempre estaría en Perú.

nacimiento-rio-amazonas

En “lancha” por el Amazonas

Ya aterrizados desde los cielos andinos en la selva amazónica. En un largo viaje desde las alturas de la sierra cajamarquina a la selva en Tarapoto. No sin antes parar a conocer la cultura Chachapoyas. Llegados a Yurimaguas, localidad a la orilla del afluente Huallaga donde se acaba la carretera, tocaba buscar embarcación. Existen varias opciones, desde barcas veloces, hasta cargueros lentos. Optamos, como siempre, por la más económica. Un barco de pasajeros y cargamento, a la cual llamaban lancha, que por 80 soles (unos 20 euros) te llevaba a Iquitos con 3 comidas diarias.

amazonia-peruana

Eso sí, había que dormir en cubierta sobre una hamaca durante los 3 días y 2 noches que duraba la travesía. Pero la “incomodidad” era recompensada por el bajo precio y, sobre todo, por unas vistas continuas a la selva amazónica que serán difíciles de olvidar. Por no hablar de lo emocionante que era dormir bajo un manto de estrellas entre el cual se veía la vía láctea.

carguero amazonasbarco amazonas

Iquitos

Iquitos es la ciudad sin conexión terrestre más habitada del mundo. Una urbe de casi 400 mil habitantes aislada en medio de la selva amazónica, sin carreteras que la unan al resto del país. La única conexión es prácticamente un aeropuerto con vuelos regulares a Lima y un río, el Amazonas, que la conecta hacia el oeste con Yurimaguas y hacia el este con Leticia, en la triple frontera con Colombia y Brasil.

Iquitos disfrutó algunas décadas de auge económico y cultural con la extracción masiva de caucho a finales del siglo XIX. Una época dorada que acabó tan pronto como empezó a cultivarse árboles de caucho en Asia. Hasta Eiffel construyó un edificio aquí, la Casa del Fierro, que aún hoy día preside la plaza de Armas de la ciudad.

edificio eiffel iquitos

Pero, bajo mi punto de vista, el verdadero highlight de Iquitos es el mercado de Belén. Pocos lugares tan bizarros como este en todo el mundo, tal cual. Allí pudimos descubrir un poco de la exótica gastronomía amazónica. Se encuentra de todo: carne de caimán, larvas gigantes, huevos de tortuga, extraños pescados de río…

comida-amazonica

Expedición en la selva

Para poder adentrarte en la selva y vivir una verdadera experiencia amazónica sin jugarte la vida, hay que contratar un tour organizado. A diferencia de los tours en Manaos, Brasil, donde cuestan un riñón, aquí en Perú son mucho más asequibles. ¡Y se hace y ve exactamente lo mismo!

Hay muchos tipos de expediciones que varían en duración, tamaño de grupo y zona a visitar. Las peores son aquellas masivas en las que apenas te adentras en la selva, aunque son las más baratas. Hay otras en las que entras en reservas naturales de selva primaria, pero son carísimas. Mis amigos Lorenzo, Dámaso, Nuria y yo, conseguimos encontrar algo intermedio. Por unos 300 soles (75 euros al cambio), conseguimos una expedición para nosotros solos de tres días. Incluía guía, ayudante, comida, alojamiento y transporte.

los chachapoyas

El programa estaba repleto de actividades y todo tuvo lugar a 200 km al sur de Iquitos. Muy cerca de la frontera con Brasil, en el río Cumaceba, afluente del Ucayali, que a su vez lo es del Amazonas. Sin ánimo de hacer publicidad, por si os sirve el dato, después de mucho buscar y regatear la agencia la encontramos en el Jirón Putumayo, entre la plaza de Armas y el malecón, y se llamaba “Amazon Adventure”. Nuestro guía, que fue bastante decente, se hacía llamar “Comando”.

perezoso

pirana

Fueron unos días increíbles en plena selva descubriendo algunos secretos del pulmón del planeta. Pescando pirañas, surcando ríos en canoa, descubriendo plantas medicinales, buscando animales por la jungla día y noche…

arbol gigante amazonasvictoria regiaLa vuelta

Pasados los tres días nos dirigimos a Nauta, una pequeña localidad al sur de Iquitos muy cercana al nacimiento del Amazonas. Allí hicimos noche antes de coger otro barco que nos devolviese a Yurimaguas, desde donde emprender camino terrestre rumbo a los Andes. De nuevo tres días de travesía con muchas paradas en aldeas ribereñas y paisajes insólitos.

orilla-amazonas

barco tormenta amazonas

Así concluyó este viaje dentro del viaje. Una aventura que nos será difícil de olvidar. Ojalá este paraíso natural siga siendo el motor vital del planeta durante muchos milenios.