La capital kitsch de Macedonia: Skopje

Una de las paradas más insólitas en mi vuelta al mundo fue en Skopje, la capital de Macedonia, país al sur de la antigua Yugoslavia. Un país que lleva años gobernado por un partido de derechas bastante nacionalista que trabaja incesantemente en la creación de una identidad nacional basada en el helenismo de la antigua Macedonia del que fue emperador Alejandro Magno. Pero, técnicamente, el antiguo reino de Macedonia estaba situado en la región que circunda la ciudad de Pella, cerca de la actual Tesalónica, en Grecia, y no en el país ex-yugoslavo. ¡Y he aquí el conflicto diplomático! Los griegos, no sin razón, se quejan de que los macedonios se están apropiando de un patrimonio histórico que no les pertenece. Los macedonios, en cambio, creen en la libertad de construir un nacionalismo basado en un pasado histórico con el que sí creen estar relacionados geográficamente.

alejandro magno macedonia

Pero ojalá todo quedase ahí. El gobierno actual de Macedonia no solo está creando un sentimiento nacionalista, sino que también está transformando la imagen de su capital. Con muy mal gusto y no libre de escándalos de corrupción, se están construyendo edificios eclécticos que imitan un neoclasicismo que nunca existió en una ciudad que en aquel entonces era otomana. Puentes de piedra, edificios mastodónticos, fuentes electrónicas, luces de colores, decenas de esculturas… un revestimiento urbano de tan mal gusto y falsedad que da a la ciudad un aire kitsch que la hacen parecerse a la mismísima Las Vegas. Un gasto ingente e innecesario nada acorde a la más bien pobre economía de este pequeño país.

edificio skopjepuente skopje

El monumento estrella es la enorme escultura de Alejandro Magno sobre un pedestal casi circense, con luces y chorros de agua. Solo igualado por el monumento a su padre, Filipo, al otro lado del puente.

monumento alejandro magno skopje

La única parte medianamente auténtica y real de esta capital es el conocido como Old Bazar, un antiguo barrio turco muy bien conservado lleno de mezquitas de estilo otomano, tiendas de antigüedades y teterías. Todo un alivio después de tanta parafernalia.

old bazar skopje

Reconozco que una de las cosas que aprendí en esta visita fue que Teresa de Calcuta nació Skopje. Y por favor, ¡no me digáis que todos vosotros ya lo sabíais! Hay una gran placa que recuerda el lugar donde nació la santa.

teresa calcuta skopje

Si se cuenta con un poco de tiempo en la visita a Skopje, merece la pena escaparse unos cuantos kilómetros a las afueras para visitar el cañón de Matka, donde se puede disfrutar de un entorno limpio y natural mientras se hace trekking, se pasea en barca por el río o se visitan antiguas iglesias bizantinas.

matka

Os animo a seguir este viaje por el mundo a través de las redes sociales del blog.