Atitlán, el lago místico de Guatemala

Atitlán, cuyo nombre deriva del nahuatl y significa “entre aguas”, es un gran lago situado 100 kilómetros al oeste de la capital de Guatemala, entre La Antigua y Quetzaltenango. El lago esta coronado por tres grandes volcanes en la orilla sur, todos ellos (San Pedro, Tolimán y Atitlán) con una altitud superior a los 3.000 metros. Con una longitud aproximada de 18 kilómetros y una profundidad máxima conocida de 350 metros, el lago ocupa un antiguo cráter volcánico situado a más de 1.500 metros sobre el nivel del mar. 

volcan atitlan

mapa lago atitlan

El lago Atitlán fue admirado por exploradores como Humboldt, quien lo denominó el lago más bello del mundo. Y es que sus dramáticos paisajes de montañas abruptas, aguas calmas, un cielo de nubes siempre bajas y numerosos pueblos de una diversidad cultural inusitada, no deja a nadie desapercibido.

barca atitlan

Panajachel

Más allá de los fabulosos paisajes, Atitlán merece también la pena por los secretos que esconden cada uno de los pequeños pueblos de tradición maya repartidos por las orillas del lago. Hay tours de todo un día a precios bastante asequibles que parten en barca desde Panajachel, localidad más importante y conveniente como punto base para explorar el lago.

iglesia panajachel

San Pedro La Laguna

Estos pasajes en barca suelen recorrer el lago Atitlán en sentido contrario a las agujas del reloj, por lo que se empieza por las pequeñas localidades de Santa Cruz y San Pablo La Laguna, de aire hippie-yogui, con poco que ver y mucho más que hacer en cuanto a relax se refiere. En el extremo oeste se llega a San Pedro La Laguna, más grande que las anteriores y con un ambiente más juvenil y entretenido.

Santiago Atitlán

A partir de aquí se pasa a visitar localidades mucho más interesantes desde el punto de vista patrimonial. La primera de ellas es Santiago Atitlán, a la que merece subir en busca de la plaza principal, donde gira toda la vida social y religiosa del pueblo. Allí se encuentra la iglesia principal que data del siglo XVI. El blanco de sus paredes contrasta con las estructuras de madera. De una enorme austeridad decorativa, en su interior se puede observar el sincretismo religioso que mezcla creencias católicas y mayas. Además tuve la suerte de visitarla durante Semana Santa, un periodo especialmente celebrado en estas localidades tan creyentes e iconódulas, caracterizándose por la realización de coloridas alfombras florales por las calles y plazas principales.

iglesia santiago atitlanescalera atitlan

flores atitlan

San Antonio Polopó

Pasando la también interesante San Lucas Tolimán, al sureste del lago, de camino de vuelta a Panajachel, se realiza una de las paradas más interesantes de todo el trayecto. Se trata del pequeño pueblo de San Antonio Polopó, cuyas pronunciadas calles ofrecen una de las panorámicas más bellas del lago y sus volcanes. En sus iglesia y pequeña plaza principal se respiraba ambiente festivo. Algunas señoras entraban a misa mientras que otros señores tocaban canciones con percusiones y flautas en honor de Maximón, un santo/dios de tradición precolombina venerado en esta zona de Guatemala durante esas fechas y que no está reconocido por la Iglesia católica. En los diferentes pueblos pude ver como se le representaba como un señor ataviado con traje regional al que se le traían ofrendas como cigarros, comida e incluso alcohol. Una prueba más del fuerte sincretismo religioso de esta zona de tradición maya.
san antonio polopo atitlan

Sabéis que soy muy selectivo a la hora de comprar artesanías y rara es la vez que recomiendo realizar compras, pero la verdad es que en este pueblo venden un tipo de cerámica fabricada en esta región, conocida como Sololá, que bien merece la pena llevar como recuerdo.

Finalmente, después de visitar el lago Atitlán, del cual me fui con ganas de haberlo visto con un cielo más despejado de nubes, dejé Guatemala con dirección a la frontera con Chiapas, en México. ¡Gratamente sorprendido por la amabilidad y belleza de su gente! Es el segundo país centroamericano que conozco, después de Costa Rica, y algo me dice que si los visitara todos Guatemala sería mi favorito.