A las puertas de Nubia: Asuán – Abu Simbel

A ambos lados de la imaginaria frontera entre el Alto Egipto, delimitada por la primera catarata del Nilo, hoy en día una presa; se encuentran muy cercana en el lado al norte la ciudad de Asuán y más alejada al sur, ya en Nubia, los majestuosos templos de Abu Simbel.

Asuán

Llegué a Asuán directamente desde el Cairo en una interminable noche en tren que acabó alargándose hasta el mediodía. Un total de 15 horas sentado en el mismo siento. Al menos he de decir que eran cómodos, algo sucios. Por el precio en “primera clase”, una veintena de euros, tampoco podía esperar mucho más.

La llegada a esta pequeña ciudad de ritmos más provincianos fue un alivio después de varios días en el Cairo. Su cercanía al desierto y su relativo aislamiento activó de buena manera mi espíritu aventurero y las ganas de descubrir el Egipto más profundo y auténtico. La ciudad bien merece la pena para permanecer un par de días o tres, sobre todo como base para explorar los sitios arqueológicos del lado sur de la presa. Así, de Asuán destaca su gran mercado donde se pueden encontrar toda clase de especias nubias a muy buen precio. También son relevantes su Museo de Nubia y el Obelisco inacabado. En los alrededores merecen mucho la pena las pequeñas islas en el Nilo que se encuentran justo enfrente de la ciudad. Por una parte está la isla Elefantina, poblada por comunidades rurales de nubios y con un interesantísimo yacimiento arqueológico: el templo de Knum. La otra, más pequeña, se llama la isla de Kitchener y es un antiguo jardín botánicos con especies vegetales tropicales de todo el mundo. A ambas se accede fácil y económicamente con barcas que transportan pasajeros.

isla asuan

Al otro lado del Nilo, a diferencia del resto de ciudades importantes del valle, no se ha producido ninguna expansión de la ciudad. De esta manera, el desierto comienza desde la misma orilla del río con unas impactantes dunas coronadas por una antigua fortaleza que alberga la tumba de la princesa, el mausoleo de Aga Khan y un monasterio.

mezquita asuan

File

Al otro lado de la presa, el primer gran yacimiento es nada menos que File, isla de culto a la diosa Isis a la cual se veneraba a lo largo y ancho de todo el mar Mediterráneo. El buen estado y la majestuosidad de los templos, reemplazados de su lugar original con la construcción de la presa, hacen el sitio una parada obligatoria en el camino hacia Nubia. El agua que rodea a los edificios y la vegetación de la isla hacen de este paraje un lugar sorprendentemente exótico. Todos tenemos la imagen del Kiosko de Trajano rodeado de palmeras y las mansas aguas del Nilo estancado.

Filaetemplo filetemplo trajano

Abu Simbel

Por último, a varias horas de Asuán con dirección a la frontera con Sudán se encuentra el conocidísimo yacimiento de Abu Simbel. De igual manera, ante la construcción de la presa, los vestigios fueron rescatados por la UNESCO y transportados piedra a piedra a un lugar fuera de alcance de las aguas del Nilo. Sin duda, un trabajo digno de reconocimiento pese a que en el sitio se respire cierto aire de artificialidad.

Abu Simbel