Opinión sobre mi visita a la India

Muchas cosas había escuchado de la India durante tantos años. Gente hablando maravillas, gente hablando de experiencias nefastas; personas diciendo que les había cambiado la vida, personas a la visita les había sido casi indiferente; quién vuelve a visitarla y hasta se queda, quién no la volvería a pisar ni en sus peores sueños… Opiniones todas diversas, muy contrariadas, tanto que hacían crecer mi curiosidad sobre este país y, sobre todo, por saber qué pensaría yo después de visitarla. Moría de ganas por saber que sensaciones me haría sentir este lugar, de qué bando estaría cuando me tocase contar mi experiencia a los demás. Pero sabía que para tener una opinión bien fundada debía viajar por el país una temporada, nada de hacer una visita relámpago de una semana, al menos superar el mes para poder conocerla minimamente en su amplia diversidad. Precisamente por ello mi visita a la India se hizo esperar hasta mi viaje alrededor del mundo.

amigos india

Durante las 5 semanas en las que recorrí el país tuve la oportunidad de visitarla con varios amigos que se fueron uniendo en el camino, de modo que la visité siendo un grupo de 2, un grupo de hasta 9 personas y también solo. Experiencias todas ellas muy diversas que, además, me permitieron compartir sensaciones con otras personas in situ, pudiendo indagar en el porqué de tanta diversidad de opiniones por parte de quien visita esta país.

te estacion tren

La India es un país repleto de lugares únicos y en el que se viven experiencias auténticas en casi cada momento. Dicho esto, los que conocéis este blog, sabréis ya que estos son los ingredientes clave para que un destino me fascine. Así que os digo desde ahora que la India a mí me encantó, precisamente por todas las muchas cosas que solo allí pude haber visto o vivido. La religión llevada a extremos ridículos, sabores y olores inusitados, humanidad llevada a sus extremos, la belleza del exotismo más puro, y un largo etcétera.

templo ratas india

Sin embargo, no todos los que viajaron conmigo la disfrutaron del mismo modo, y es que la India es también uno de los países más duros por los que se puede viajar, lo cual puede llegar a empañar todo lo positivo que hay en ella. Y es que se hace muy duro disfrutarla cuando ves pobreza extrema e injusticia social a cada paso, cuando la basura y los malos olores lo inundan todo a tu alrededor, cuando en un paseo solo puedes estar pendiente de no meter el pié en un hoyo o de no ser atropellado, cuando tienes que tener mil ojos por no pisar un animal o que no te arroye uno a ti, cuando la gente no para de intentar venderte cosas por la calle porque te ven como a un euro con patas o cuando a duras penas consigues respirar un poco de oxígeno del contaminadísimo aire de las ciudades. Sumando a todas estas adversidades el haberla visitado durante el monzón, con la incomodidad que supone la lluvia, la humedad y las ocasionales inundaciones. Por desgracia para el viajero y, sobre todo, para quien vive allí, eso también es la India.

sobrepoblacion india

basura india

Pero, como decía, la India también es un lugar diferente al resto del mundo. Un lugar donde la misma sobrepoblación, gran causante de todos sus problemas, saca la cara más humana de sus lugareños. Con una gastronomía vegetariana impresionante, con los mejores tés que jamás haya probado, por no hablar de los impresionantes y diversos lugares a lo largo y ancho de su extensa geografía, los cual resumí en mi post anterior. Razones, todas ellas, de tal peso que casi me hacían olvidar todas las adversidades citadas anteriormente.

comida indiacolega india

Pero de nada sirve lo que os pueda contar en este post sobre la India. Cada quién tendrá siempre una opinión y sensaciones distintas después de visitarla. ¡Os animo a que vayáis alguna vez en la vida y descubráis cuál es la vuestra!

en jaisalmer