Los platos más sabrosos de mi vuelta al mundo

Tras publicar hace unos días una lista con las mejores gastronomías de mi viaje por el mundo, hoy me atrevo con otra clasificación más específica en las que incluyo los mejores platos que comí en los 34 países visitados durante los pasados 2 años de viaje alrededor del mundo. Antes de empezar, hago hincapié en que se trata de un ranking completamente subjetivo y en que solo incluyo los platos probados durante el viaje, no durante toda mi vida viajera.

Sin más dilación, ¡comienzo!

15º. Sate Cobra

¡Empezamos fuerte! Los sate, o “satay”, son pinchitos de bambú clavados en carne cocinada a la brasa muy típicos en Indonesia. Este en concreto, muy típico en la isla de Java, es de carne de cobra, sacrificada minutos antes y servida con una bebida hecha a base de su sangre, corazón y médula espinal. Debo reconocer que el sabor, especialmente de la bebida, no es nada espectacular, pero sí lo es su efecto afrodisíaco. De ahí las decenas de ancianos que hacen fila cada día en los puestos callejeros donde venden este plato. Todo un viagra natural. Doy fe de que es un alimento que revoluciona las hormonas.

Lo probé en la ciudad de Surakarta, también conocida como Solo, en un puesto callejero de la plaza Alun Alun Kidul, al sur del famoso Keraton.

cobra java

14º. Vigorón

Este plato nicaragüense, de nombre energético y típico de la ciudad de Granada, fue mi preferido en el país. Teniendo como ingrediente principal la yuca, que tanto me gusta, no era difícil que me conquistara. Este ingrediente se sirve con sabrosos chicharrones sobre una hoja de plátano y acompañado de una ensalada de col, cebolla y tomate aliñadas con jugo de mimbro. Si vais por Granada, id a probarlo al puestito de Joel dentro del mercado, uno de los más conocidos en la ciudad y con precios locales. No os arrepentiréis. Aunque, es tan popular en la ciudad que hasta podéis hacer una ruta exclusivamente dedicada a este plato.

vigoron

13º. Gado gado

Sí, ¡de nuevo Indonesia! Con la cantidad de buenos platos que probé en este país, no es de extrañar. El gado gado fue el que más probé en las diferentes islas en las que estuve. Mi preferido en el país, especialmente en Java, ya que de una ciudad a otra cambiaba la receta. Se trata de un plato frío hecho con huevos y patatas hervidos, derivados de la soja como el tofu y tempeh fritos y otras verduras como espinacas, zanahorias o judías verdes. El toque final se lo da una riquísima salsa de cacahuetes. ¡Estoy deseando de prepararlo en casa!

gado gado

12º. Pupusas

¡Volvemos a Centroamérica! Aunque parezca mentira, ya que considero humildemente que no es una región que se caracterice por su buena gastronomía. Pero cierto es que tiene algunos platos sobresalientes, como las pupusas. Se trata de una gruesa tortilla de arroz o maíz rellena de cualquier cosa: carne, verduras, frijoles, queso… Una comida muy sencilla y rica al mismo tiempo. Me harté de comerlas en la semana que estuve en El Salvador. Aunque sea común encontrarlas en otros países, en ningún lado saben tan buenas como en su país de origen.

pupusas

11º. Burek

Único plato europeo que se cuela en esta lista. Buena proporción contando con que mi paso por el viejo continente en este viaje de dos años fue de apenas un par de semanas. Se trata del burek, un pastel salado típico de los balcanes, aunque de origen turco. Hay varios tipos, este en concreto, uno de los muchos que me comí en mi paso por Croacia, es enrollado, de estilo bosnio. Están hechos con una masa llamada yufka que al hornearse toma forma de hojaldre y se rellenan de carne, queso o verduras.

No imagino mi llegada a Split al amanecer sin desayunarme un par de bureks recién hechos.

burek

10º. Mate

Pasamos a una bebida tan particular como es el mate. Aunque, en realidad, lo que se toma es la yerba mate sorbiendo por la bombilla el agua caliente que entra en contacto con ella al cebar el mate. Complicado, ¿verdad? Bueno, una imagen vale más que mil palabras y quién ha estado por Argentina, Uruguay o el sur de Brasil bien sabe que ver a alguien mateando es muy habitual. Todos los turistas lo prueban, pero no a todos le gusta. O lo detestas o lo amas. Yo, lo “recontraamé”. No es fácil apreciar su gusto tan amargo, aunque a mí me encanta, pero sus múltiples propiedades y sus efectos son casi insuperables por otras bebidas.

Esta foto es del mate que tomábamos cada mañana con doña Hilda en Córdoba, la abuela de mis amigos Lucas y Daniela, los mates que con más cariño recuerdo. Sin embargo, me quedo con el sabor y la preparación de los mates uruguayos.

mate

9º. Ceviche

Uno de los platos latinoamericanos por excelencia. Lo encontramos en todas sus variantes desde México hasta Chile, pasando por Centroamérica, el Caribe y Sudamérica nororiental. Aunque el original y, bajo mi punto de vista, más rico es el peruano; incluso más que el veracruzano en México. Pescado marinado en limón servido con cebolla morada, cilantro, maíz tostado, ají, yuca y camote. ¡Una delicia! Eso sí, no apto para estómagos sensibles.

ceviche peruano

8º. Amok

Este elaborado plato es la estrella de la comida camboyana. Se trata de una especie de curry con consistencia de crema hecho con leche de coco y verduras cocidas al vapor en hojas de plátano junto a hierbas aromáticas y muchas especias. Tiene distintas variantes según se complete con tofu, pescado o carne, pero es siempre una combinación perfecta. Eso sí, si vais a Camboya y queréis probarlo, es importante que elijáis un buen sitio. Yo lo probé y reprobé varias veces en un pequeño restaurante familiar de Siem Reap llamado Star Rise. Es apuesta segura. Un plato exquisito.

amok

7º. Pho Ga

El rey de las sopas en la gastronomía vietnamita. Como sabéis, una de mis favoritas en este viaje. Entra bien aunque esté hirviendo y haga un día de casi 40 grados a la sombra. Verduras y hierbas frescas, un toque de especias, noodles y pollo. Una combinación aparentemente simple pero perfecta. No cualquier occidental es capaz de tomarse esta sopa como desayuno. Llamadme raro, pero yo me acostaba todas las noches pensando en levantarme y desayunarme una.

pho ga

6º. Chai Masala

La bebida numero uno de este viaje. Como no, un té, al cual me hice adicto también en este viaje. Este té negro indio, a diferencia de los chinos a los que no se le añade absolutamente nada, se cuece en leche junto a un poco de cardamomo, jengibre, clavo, canela en rama, pimienta y azúcar. Es una combinación explosiva. Cuando está bien preparado, tiene un sabor increíble. Una bebida muy popular en India, es muy común encontrar a un viejito preparando chai en cualquier esquina. Delicioso.

chai masala

5º. Papa Rellena

Bajo mi punto de vista la papa rellena es la reina de la gastronomía peruana. Con una receta simple consistente en freír una bola de patata molida rellena de carne, huevo, cebolla y aceituna, todo picado, eleva a la papa, ingrediente peruano por excelencia, a su máxima expresión. Es todo un clásico comprar papas rellenas para cenar en algún puesto callejero. Les tengo especial cariño a las de la ciudad de Trujillo, donde las probé por primera vez allá por el año 2004. Concretamente en un puestecillo de la avenida Larco casi en la esquina con Martínez de Compagnon, donde 11 años después volví a comerlas cocinadas por la misma familia, como si el tiempo no hubiese pasado.

papa rellena peruana

4º. Baozi

De nuevo volvemos al desayuno, mi preferido en este viaje y mi plato favorito en China. Los baozi, unos panes rellenos de carne o verduras cocidos al vapor y servidos en una peculiar bandeja de acero y madera. Tan sencillos como sabrosos, siempre aderezados con aceite picante. Más de una mañana me dieron fuerzas y calor para afrontar un duro día de autostop por las gélidas carreteras del interior del país.

baozi

3º. Pad Thai

Es el plato más famoso de Tailandia. No es para menos, ya que concentra toda las buenas cualidades de esta exquisita gastronomía del sudeste asiático: la frescura y la buena combinación de sabores. Es básicamente un salteado de noodles de arroz con huevo, tofu, cebollino, gambas (o pollo), salsas de tamarindo y pescado, cacahuate molido, cilantro y jugo de limón. ¡Delicioso cuando se sirve en su versión más fresca y menos frita! Además, es un plato tan exótico como relativamente fácil de cocinar. Si estáis por Bangkok, os recomiendo comerlo en el local de Max en la calle Rambuttri, junto a Khaosan road, que aparte de servirlos muy buenos y baratos, os deleitará con sorprendentes trucos de magia. Mi plato preferido de mi paso por Asia y el primero de los dos años que duró mi viaje.

pad thai

2º. Asado argentino

Vacío, bola de lomo, palomita, colita de cuadril, bife, aguja, falda, matambre, lomo, cogote, brazuelo, osobuco, pecho, picaña, nalga, costilla, pulpa de chorizo, entraña… La cultura del asado argentino es casi tan rica como la lista de cortes. El sabor de la carne de vacuno en Argentina es incomparablemente sabrosa. No he probado, ni creo que exista, una carne de vacuno tan buena como esta en el mundo. Y no es solo la carne, sino también el arte de manejar la parrilla y las brasas por los argentinos para sacar lo mejor de ella. Merecidísimo segundo puesto en este ranking. Jamás olvidaré los múltiples asados familiares en los que tuve la suerte de estar durante mi paso por este país.

asado argentino

1º. Tacos al pastor

Y para el plato número 1, como ya ocurrió en el ranking de países, ¡volvemos a México! Mi plato favorito de esta gastronomía y el de muchos mexican@s, los deliciosos tacos al pastor. Carne de cerdo adobado cocinada al fogón dando vueltas en un trompo gigante tipo doner al estilo mediterráneo oriental. Servida en tiras finas sobre tortillas calientes de maíz y acompañadas de cebolla y cilantro crudo, un pedacito de piña y salsa picante al gusto. Todo el sabor de México en un solo bocado. Quién los ha disfrutado y hasta se hizo adicto a ellos, entenderá de lo que estoy hablando. No hay comida que un mexican@ eche más de menos que esta cuando está fuera de su país. Con diferencia, mi plato preferido en este viaje y en todo el continente americano.

El mejor lugar para comerlos: Ciudad de México. Algunas de mis taquerías favoritas, por mencionar algunas, son “El Borrego Viudo”, “Tacos Manolo”, “El Califa”, “El Vilsito” o “Tacos Álvaro Obregón”.

tacos al pastor

Y hasta aquí mi ranking de platos en este viaje de dos años por Asia, América y un poco de Europa. Recordad que es un post totalmente subjetivo basado en la experiencia de alguien que no es experto en cocina, pero al que le gusta mucho comer y ha probado una considerable cantidad de platos por el mundo para poder comparar con un poco de criterio.

Con este post acabó la temática gastronómica por un tiempo. Con suerte, algún día (espero que pronto) me animaré con un libro en el que incluiré una lista de varias decenas de platos de esta vuelta al mundo que tienen la particularidad de ser fáciles de cocinar en cualquier lugar del mundo. Todos acompañados con fotos, historias y, por supuesto, recetas.

¡A comer!