Guía rápida para la preparación de un viaje

Algunas personas dicen disfrutar casi tanto la preparación de un viaje que el viaje en sí mismo. ¡No es mi caso! Si bien es un período en el que la emoción por comenzar el viaje asciende con el paso de los días y se va idealizando el destino conforme más se va investigando, bajo mi punto de vista no vale la preocupación por partir con los deberes hechos y no olvidar nada importante. Tampoco faltan los que encuentran en la pereza de los preparativos la excusa perfecta para no emprender un viaje, hay de todo. A continuación, y basándome en lo que ha sido la corta pero intensa preparación de mi viaje por el mundo, compartiré con vosotros los que creo que son os preparativos básicos para emprender un gran viaje. Entiéndase un viaje de algo más de unas semanas, aunque todos los puntos puedan ser aplicables a viajes de cualquier tipo.

preparacion viaje

Visados

Si se es ciudadano comunitario y se viaja por Europa, poco habrá que preocuparse al respecto, ya que para entrar en estos países solo hará fala un documento de identidad. Sin embargo, de Europa hacia fuera, cada país impone una serie de condiciones para ingresar en su territorio como turista. Por lo general, son más los países que no requieren tramitar el visado previamente, expidiéndolos sobre la marcha en el punto de entrada. Especialmente en América y muchos países de Asia, Oceanía y África. Pero es importante hacer una pequeña búsqueda de las condiciones de los países por los que se va a pasar. Por lo general, las respectivas embajadas en el país de origen dan información actualizada a través de internet o vía telefónica. Resumiendo, por regla general encontraremos países que no pidan visados, países que los tramiten directamente en la frontera o aeropuerto, otros en los que el visado se tramita a través de internet, países que pidan tramitar el visado en una de sus embajadas antes de entrar al país, sean en el país de procedencia del viajero o en cualquier otro país donde tengan representación diplomática. Así, en mi viaje, hay países para los que no necesito tramitar visado (Portugal, Italia o Croacia), países que lo tramitarán en la frontera (Montenegro, Macedonia, Georgia o Armenia), países que lo tramitan por internet (Turquía), países para los que hemos tramitado el visado en sus respectivas embajadas en España (Irán e India) y otros cuyos visados solicitaremos en una de sus embajadas en el mundo, en este caso en Tehrán (Turkmenistán y Uzbekistán). Más allá del trámite burocrático está el tema de las tasas a pagar, que podrán variar desde los 0 euros en la gran mayoría de países, a los 60 de India u 85 de Irán. Por último, es también de vital importancia calcular bien los tiempos ya que la tramitación puede tardar más de una semana e incluso un mes dependiendo de la embajada y si se hace en persona o por mensajería.

Vacunas

Las vacunas a ponerse dependerán de muchos factores. Primeramente de las vacunas que ya se haya puesto previamente el viajero, sea en su infancia o en la previa a otro viaje realizado. Pero también dependerá de los lugares a visitar, ya que los riegos variarán de una zona geográfica a otra. Lo mejor es dirigirse directamente al centro de vacunaciones y medicina tropical de la ciudad en que se resida. En España se puede pedir cita, preferiblemente al menos un mes antes del inicio del viaje, en la que un doctor especializado te indica, según el caso, las vacunas, profilaxis o precauciones a tomar durante el viaje. No soy ni mucho menos médico, pero por lo general se suelen aplicar algunos recordatorios como los del tétano o hepatitis, vacunas no inyectables como el cólera o la fiebre tifoidea, la clásica vacuna contra la fiebre amarilla, que es obligatoria en algunos países y para lo cual te dan una cartilla de color amarillo, y algún profiláctico para la malaria, ya que por desgracia aún no existe vacuna. Por lo demás, las clásicas recomendaciones sobre el tipo de alimentos y bebidas que no se pueden tomar y consejos para protegerse de mosquitos portadores de enfermedades.

Seguro de viaje

Este es un tema más personal, ya que uno puede elegir si viajar o no con seguro médico o incluso de viaje. Nuevamente, para los españoles, estando de alta en la Seguridad Social, podemos tramitar antes de salir la tarjeta sanitaria europea, con la cual tendremos cobertura sanitaria en cualquier país de la Unión Europea como si fuésemos un local. Si se viaja a cualquier otro país, los acuerdos bilaterales son casi inexistentes, aunque los hay, por lo que conviene sacarse un seguro médico que tenga unas coberturas mínimas. En caso de que pudiese pasar algo, el gasto a afrontar por una intervención o ingreso en hospital podría ser muy alto e incluso inasumible. Además de que le tocaría al viajero encontrar un lugar donde acudir, lo cual se torna complicado cuando se está enfermo o accidentado. Con un seguro médico que tenga una buen asistencia en viaje, tan solo hay que hacer una llamada a la compañía para que ellos pongan todos los medios y corran con los gastos. Son varios los puntos más importantes a tener en cuenta en la cobertura de la póliza. El primero es el máximo de dinero que cubre en caso de enfermedad o accidente, el cual conviene que esté entre los 30.000 y 50.000 mil euros, ya que los gastos sanitarios pueden llegar a ser muy altos. También es importante que cubran los gastos del traslado de un familiar en caso de que te ingresen y viceversa. El siguiente punto importante sería que exista una compensación económica en caso de accidente, sobre todo de invalidez. Por otro lado, el seguro también debe cubrir responsabilidad civil en caso de que se cause algún daño accidental a alguien, como por ejemplo haciendo algún deporte; pillar a alguien montando en bicicleta es algo que puede pasar. La cobertura suele tener un techo máximo de 50.000 euros. El último punto importante es que cubra la repatriación en caso de enfermedad o muerte. Sí, puede sonar serio e incluso macabro, pero hay que ponerse en todos los casos posibles.

Posteriormente, hay otra serie de coberturas interesantes, pero no vitales, ya que suelen ser más o menos asequibles en caso de que sucedan y quitarlas del seguro nos pueden suponer un ahorro importante, como por ejemplo son el seguro de robo, envío de dinero, compensación por pérdida de equipajes, etc. Por último, recomiendo mucho leer la letra pequeña, sobre todo las excepciones, ya que la cobertura no es siempre válida en algunos países del mundo, si se practican determinados deportes o si e trata de alguna enfermedad en especifico.

Son muchas las compañías que ofrecen este tipo de seguros, algunas más recomendables que otras. En todas los precios suelen rondar los 600-800 euros por año dependiendo de la cobertura y los extras. Si el tiempo de viaje es menor, el costo también, aunque no con una proporcionalidad exacta, ya que a más tiempo contratado más económico es el seguro por día. Yo he tenido experiencias de todo tipo en varias compañías, más las muchas experiencias que me han contado otros viajeros, por lo que se me hace difícil recomendar públicamente, entre otras cosas por no hacer publicidad. En cualquier caso, no dudéis en escribirme directamente para cualquier consejo más concreto al respecto.

Documentos/tarjetas

En cualquier tipo de viaje, sobre todo si es largo, siempre es conveniente llevar el DNI y el pasaporte, aunque viajando por la UE solo haga falta el primero. Guardándolos en lugares diferentes, en caso de robo o pérdida será siempre un consuelo contar con otro documento con el que poder regresar, cambiar de país o regresar a acudir a una embajada en busca de un duplicado. También puede ayudarnos mucho en el caso de extravío, llevar una copia de los documentos compulsada por la propia Policía Nacional en España. Si bien no es legalmente válido como documento de identificación, puede servir como prueba certificada del original perdido en una infinidad de ocasiones.

Con respecto a las tarjetas, es siempre conveniente llevar al menos dos, de diferente tipo y entidad bancaria, por si alguna de las dos fallara, no quedarnos tirados. Si una de ellas es de crédito, mejor, ya que a veces suelen pedirlas como fianza para alquiler de vehículos. Yo llevo años usando la tarjeta de EVO, ya que se puede retirar efectivo en cualquier banco del mundo sin que te cobren comisiones. Un verdadero ahorro si el viaje es largo, ya que el porcentaje de comisión suele rondar incluso el 5%.

Equipaje

El siguiente y último punto, quizá el más importante, sería el equipaje. Pero este lo trataré con más detenimiento en el siguiente post.