Revelaciones tropicales. Reflexiones de un viaje por el sur de Senegal, Gambia y Guinea-Bissau

Un mes intenso en el que afronté realidades positivas y negativas, pero siempre fueron buenas razones para aprender cosas nuevas sobre la vida, las personas y el mundo en el que vivimos. Tiempo para hacer lo que más me gusta hacer: “lo contrario”. Un viaje intenso y diferente en el que las circunstancias me permitieron conocer al mejor compañero de viaje posible: uno mismo. Una oportunidad para aprender que la vida también puede disfrutarse con las cosas simples. Porque la luz de una vela puede ser más romántica que la de una bombilla, una ducha fría más refrescante que una caliente y un poco de pan con mantequilla también puede ser una gran cena.

África es un lugar lleno de explicaciones sobre el mundo y con respuestas para todos. Es como si fuese un sabio maestro que te guía para llegar a tus propias conclusiones, al camino buscado. Algo que sin duda nunca antes había encontrado.

Como decía, fue un viaje diferente en el que, por ejemplo, no me nacía tomar fotos en cada cosa interesante que encontraba, sobre todo por la barrera que se crea con la gente local con la que quieres interactuar. Aún así, tomé bastantes.

A continuación algunas de las fotos de los lugares por los que pasé en esta etapa de mi estancia en Senegal, en la que después de un mes de voluntario en Dakar, y antes de volver por tierra a casa, viajé rumbo al sur en busca de paisajes tropicales. Pasé por Casamance, en Senegal, Bissau, la capital de Guinea Bissau, la costa de Gambia y la Petite Côte, de nuevo en Senegal. Lugares de los que hablaré detenidamente en posts futuros.

Casamance

playa cap skirringkabrousseluz senegalcarabane ladyatardecer isla carabanecementerio carabanelaguna kafountinelago kafountineestanque kafountine

Guinea Bissau

carretera roja Guinea BissauPalacio Presidencial Portugues BissauBissau Velho

Gambia

southern express Gambiaatardecer Gunjur Gambia

Petite Côte

cementerio joal fadiouthgigante y baobabsatardecer baobab

 

Y estas fueron mis “revelaciones tropicales”.