Seyðisfjörður y los fiordos del Este

Siguiendo el curso de la ring road en el sentido contrario a las agujas del reloj, dejando atrás la laguna de Jökulsárlón no se tarda en pasar la localidad de Höfn y adentrarse en los ventosos y curvilíneos fiordos del este. El camino sería pesado si no fuese por la maravilla de paisajes por los que se pasa, desde cataratas y montañas hasta playas y acantilados, sin contar los numerosos fiordos que pronto se empiezan a atravesar hasta llegar a la parte más septentrional de la costa. Los fiordos son profundas entradas del mar en la tierra con forma de U ocasionadas por la erosión de un antiguo glacial, por tanto, este fenómeno geológico solo se da en las latitudes frías de ambos hemisferios.

off road

Por todo ello, la zona da para varios días de exploración, aunque teniendo tiempo limitado en la isla, como fue mi caso, aconsejaría concentrarse en una localidad en la cual pasar un día camino del Diamond Circle, al norte de Islandia. Así, hicimos la parada en la portuaria localidad de Seyðisfjörður, situada en uno de los fiordos más bellos de la región.

puerto seydisfjordur

La localidad es bien conocida por los que llegan a Islandia por mar desde Dinamarca o las Islas Feroe, ya que el ferry desembarca aquí. Más allá de su importancia logística, el pequeño pueblo bien merece un paseo con el cual poder admirar sus casas de madera que aún conservan el estilo noruego de los fundadores que llegaron en el siglo XIX. Seyðisfjörður tiene una importante actividad cultural si consideramos su tamaño (no más de 700 habitantes). Son varios los centros culturales, museos y bares. Sin ir más lejos, la tarde que pasamos allí hubo un concierto de jazz en la iglesia principal bastante concurrido.

cafe seydisfjorduriglesia seydisfjordur

El camping de Seyðisfjörður , muy asequible y bien equipado, estaba lleno de caravanas ya que a la mañana siguiente partía el ferry semanal con dirección a la Europa continental. Agradecí especialmente la acogedora sala común en la que se puede calentar comida, conectarse a internet y conocer a otros viajeros. A la mañana siguiente partimos dirección al norte del país, rumbo al Diamond Circle.