Skaftafell National Park

Skaftafell es un parque nacional situado al sudeste de Islandia, en la orilla sur del glaciar Vatnajökull, el tercer pedazo de hielo más grande que existe en la tierra después del Polo Norte y la Antártida. El parque es muy frecuentado también por islandeses en las vacaciones estivales, ya que no dista en exceso de la capital.

Llegando a Skaftafell

Se accede por la ring road por un tramo llano pero lleno de riachuelos procedentes del deshielo del glaciar que, con numerosos meandros, se cruzan entre sí uniéndose y desuniéndose continuamente. Estos hacen que la carretera se convierta en varios tramos de su recorrido en puentes de madera de un solo carril. En la siguiente foto se observan algunos de estos ríos que, desde el glaciar, fluyen dirección sur en busca del océano.

rio sur islandia

Pero no faltarán ocasiones para apearse unos minutos de la carretera y empezar a disfrutar de las primeras lenguas de hielo que se asoman desde el gran glaciar. Así hice con mis nuevos colegas alemanes que conocí en el Laugavegurinn y que amáblemente me ofrecieron un pasaje hasta el parque.

En las siguientes fotos, apenas puede apreciarse el color blanco y azul del hielo ya que está cubierto por ceniza volcánico de color negro. El paisaje se torna nuevamente espectacular, anticipando la belleza del Skaftafell.

vatnajokullglaciar vatnajokull

Camping y trekkings

Llegando al parque nacional os sorprenderá, como a mí, las instalaciones de su camping. Sin duda es el mejor equipado de cuantos visité en todo el país, que no fueron pocos… La única pega es que te cobraban por todo, hasta por recargar el móvil en un enchufe público. ¡Literal! Una vez allí, las posibilidades son muchas. Existen trekkings de todo tipo y varias excursiones a través del glaciar. Como no tenía ni energías, ni tiempo, ni mucho dinero que poder gastar, renuncié a las opciones más largas y opté por aprovechar la tarde para visitar las dos cosas más interesantes que, bajo mi punto de vista, no podía perderme de ese lugar.

Svartifoss

Por un lado, la cascada más genuina e insólita de cuantas existen en Islandia: Svartifoss. No dejaría de ser una cascada más en Islandia, sin ser de las más altas y anchas, si no fuese por la preciosa pared de columnas de basalto negro desde la cual se precipita. Todo ella rodeada por unos montes de inusual vegetación. La cascada se encuentra a tan solo un par de kilómetros desde el camping, por lo que se puede visitar cómodamente y en muy poco tiempo.

Svartifoss skaftafellsvartifoss

El glaciar Vatnajökull

Por otro lado, ya en la mañana siguiente antes de partir rumbo a este de Islandia, tomé un camino que en poco menos de una hora me llevo casi al borde de otra de las lenguas de hielo pertenecientes al glaciar Vatnajökull. Me acompañaban unas chicas (americana y alemana) que vivían en Noruega y que me ofrecieron pasaje en su jeep de alquiler. No sabía que acabaría compartiendo viaje con ellas hasta regresar a Reykjavik varios días después tras completar la ring road. Por eso siempre digo que viajar solo es viajar acompañado, si no es por uno mismo, acaba siendo por gente que se conoce en el camino.

glaciar skaftafellglaciar detalle

Así, tras alucinar con este gran bloque de hielo de tonos negros y blancos, partimos hacia los fiordos del este con una debida parada en la laguna de Jokülsárlón.