yo-salar

Tour del salar de Uyuni hasta Atacama

En este post sobre el salar de Uyuni daré un poco de información básica para entender cómo es el tour hasta el desierto de Atacama. Pero no todo van a ser palabras, también os intentaré mostrar con mis fotografías algunos de los rincones de esta región desértica. El recorrido por el salar y la zona de volcánica de desierto que lleva hasta la reserva nacional de Eduardo Avaroa, que limita con Chile, puede hacerse por libre. Aunque, para ello, hace falta una gps y un vehículo todo terreno. Por supuesto que hay quien incluso lo hace hasta en bicicleta… pero, en definitiva, a un mochilero medio como fue mi caso, le toca agachar la cabeza y contratar un tour organizado.

El tour

El tour clásico, por así decirlo, es el de 3 días y 2 noches. Aunque en realidad no dura ni 48 horas si lo acabas en Atacama. De las distintas partes del tour os hablaré en los siguientes apartados. Aunque os adelanto este sucinto mapa para que os hagáis la idea de cómo es el itinerario.

itinerario-uyuni

Estos tours están bastante estandarizados y varían poco en cuanto a formato independientemente de la agencia. Los precios rondan los 700 bolivianos, aunque si vas con más personas, como fue mi caso, conseguirás rebajarlo a 650. Incluye: la comida, el alojamiento y el transporte en un jeep de 7 plazas (6 turistas + el conductor). Aparte hay que pagar una entrada a la reserva Eduardo Avaroa de 150 bolivianos, de modo que la cosa acaba ascendiendo a los 100 euros al cambio. Yo lo hice con una agencia llamada Thiago Tours, de la cual diría que fue solo correcta. Comida y alojamiento básico, vehículo en buen estado y un conductor que no nos explicó absolutamente nada. Tampoco creo que las otras ofrezcan un servicio mucho mejor.

 

Antes de empezar, diré que si solo se quiere conocer el salar, lo que se hace el primero de los tres días de tour, puede hacerse en un día y por mucho menos dinero. Sea contratando un tour en estas agencias, contratando a un taxista o echándole mucho valor haciendo dedo.

Uyuni ciudad y cementerio de trenes

Como imaginaréis, de la ciudad de Uyuni salen todos los tours. Es un mero lugar de paso, no hay prácticamente nada. Tan solo un cementerio de trenes a las afueras que se visita nada más partir con el tour.

cementerio-trenes

Hotel de sal

10 kilómetros al norte de Uyuni se llega a Colchani, desde donde se empieza a ingresar en el salar. Primero se visitan unos montículos de sal nada fotogénicos y luego se llega al famoso hotel de sal, el más antiguo del salar. Allí se hace una parada para comer y para sacar algunas fotos al monumento del París-Dakar y el pedestal con banderas del mundo.

uyuni-dakar

hotel-sal

banderas-uyuni

Salar e isla Incahuasi

Pasado el hotel la cosa empieza a mejorar. El paisaje ya es homogéneo hasta donde llega la vista y ya se aprecian los polígonos de sal en forma de colmena.

salar-hexagonos

El efecto de espejo solo se da en época de lluvia, que suele ser a principios de año. Aunque son también los meses en los que te arriesgas a no poder acceder al salar por inundaciones. También te puede pasar como a mí, que te toquen días de vientos en los que el salar se tiñe un poco de amarillo por la arena que viene del desierto. Oí que hay ciertas zonas del salar que siempre permanecen con agua pero que, al estar apartadas, los conductores nunca llevan a los turistas. No sé si será verdad.

Uno de los mejores momentos es cuando se llega a la isla Incahuasi. Es muy fotogénico, pero para entrar en este montículo árido cubierto de cactus, hay que pagar una entrada extra. Yo quedé satisfecho con las vistas y las fotografías que tomé a la isla desde fuera.

isla-incahuasi

Tras pasar un tramo del salar en el que la superficie ya no tiene formas, sino que es mucho más lisa, el día acaba en otro hotel de sal más moderno, aunque muy básico. Sí, hecho literalmente de bloques de sal. Allí se duerme y se emprende rumbo al día siguiente.

Lagunas del segundo día

El segundo día se recorren las distancias más largas. Del hotel se va hasta la entrada en la reserva nacional Eduardo Novoa. Por el camino se recorren vastos desiertos, extrañas formaciones pétreas, volcanes de colores irreales y lagunas repletas de flamencos. Un auténtico espectáculo paisajístico por el que vale la pena ir más allá del salar y hacer este tour. Valen más unas cuantas imágenes que mil palabras.

tren-uyuni

volcan-uyuni

arbol-piedra

flamencos-uyuni

Reserva Nacional Eduardo Avaroa

Al final del segundo día se llega a la laguna Colorada, probablemente la más bonita de todas. Queda justo en la entrada a la reserva, por lo que toca pagar el ingreso y pasar la noche en un alojamiento en mitad del parque. Esta segunda noche suele hacer muchísimo frío. Aunque dan mantas, no está de más llevar un saco y, por supuesto, ropa abrigada para la cena.

laguna-colorada

Al día siguiente se comienza muy temprano, antes del amanecer. Primero se llega a un geyser conocido como Sol de la Mañana, una superficie de tierra activa de la cual emana una fumarola de varios metros. De ahí se llega a las termas de Polques, donde se puede dar un chapuzón relajante. Tras el baño se continúa rumbo a la frontera con Chile pasando por el conocido como desierto de Dalí hasta llegar a la laguna Verde, a los pies del impresionante volcán Licancabur. Muchos conductores no bajan hasta la laguna con la escusa de llegar tarde al bus de la frontera. Sí da tiempo, no se tarda tanto, insistid en ese punto desde el día anterior o incluso antes de contratar el tour.

geyser-uyuniguanaco-uyunilaguna-verde

Fin de viaje. Paso fronterizo y llegada a Atacama

Estos tours tienen varias variantes según donde se quiera finalizar. Yo opté por coger un bus que me llevase desde la frontera hasta San Pedro de Atacama, a unos 50 kilómetros. Aunque lo normal es volver en el jeep durante todo el día hasta Uyuni ciudad. También existe la opción de terminar el tour en la ciudad de Tupiza. Todo es cuestión de hablarlo con la agencia a la hora de contratar el tour.

Así, antes del mediodía, se llega al punto fronterizo donde se pasa el control y se toma un bus rumbo a San Pedro, en el corazón de Atacama. Una localidad perfecta para seguir explorando este tipo de entorno desértico y volcánico. Eso sí, al ser lugares tan parecidos a los ya vistos en Bolivia y al resultar tan caros, no está de más ser selectivo. Del desierto de Atacama hablaré en el siguiente post sobre Chile.