Uruguay, un país con el nombre de un río

Uruguay es un país con el nombre de un río, como diría Jorge Drexler en una de sus canciones. Cantante uruguayo que fue hace ya muchos años mi primera contacto con este pequeño y nostálgico país sudamericano. Quien me iba a decir entonces que iba a tener el placer de visitarlo. Así, tomé un barco desde Buenos Aires y crucé el río de la Plata rumbo a Uruguay.

itinerario uruguay

Río de la Plata y Colonia de Sacramento

El río de la Plata es un estuario en el que confluyen los ríos Paraná y Uruguay. Se dice que es el río más ancho del mundo, ya que llega a alcanzar los 200 kilómetros de anchura. Es tan ancho que, visto en un mapa, parece ya parte del océano Atlántico. Sin embargo, atendiendo a otros factores como el color, el cual se aprecia claramente en esta foto aérea extraída de Wikipedia, se ve claramente que efectivamente es un río.

rio-de-la-plata-wikipedia

A un lado Buenos Aires, en Argentina, al otro lado Montevideo y Colonia del Sacramento, en Uruguay. Justo las únicas dos ciudades que visité en el país. El ferry que sale desde Buenos Aires llega a Colonia del Sacramento, una antigua ciudad colonial fundada por los portugueses en el siglo XVII para ejercer influencia sobre Buenos Aires. Hoy día es una preciosa ciudad en la que se mezclan elementos coloniales tanto portugueses como españoles.

colonia rio plata

Esta es una foto tomada desde lo alto del faro de la ciudad. Al otro lado del río, como diría también Jorge Drexler, se alcanza a ver Buenos Aires, a unos 50 km. Nótese el color marrón de sus aguas, debido a los sedimentos que arrastran los ríos.

Pero no por tratarse de un río, no hay playas. Las hay, de agua dulce y con mucha arena, como esta de San Carlos, al norte de Colonia.

playa rio plata

También aquí está la única plaza de toros de todo Uruguay. Se encuentra así, abandonada y en ruinas. Señal de que en este civilizado país ya no cometen esta barbarie.

plaza toros uruguay

Montevideo

Montevideo es una ciudad ciertamente provinciana, una capital propia de un país pequeño como Uruguay. Rodeada de agua, con un paseo marítimo de decenas de kilómetros y un centro poco histórico pero muy agradable. En la siguiente foto se ven las vistas de la capital desde el cerro que le da nombre.

montevideo

Siempre tuve curiosidad por conocer el palacio Salvo, este edificio de los años 20 que aun hoy sigue siendo uno de los edificios más altos de la ciudad.

palacio salvo

El presidente de Uruguay

La buena reputación del expresidente Pepe Mujica en el mundo es indiscutible. Aquí en Uruguay algunos lo admiran y otros muchos no tanto, aunque la gran mayoría reconoce la buena imagen internacional que han dado sus políticas. Yo no puedo ocultar mi admiración por él, aunque os confieso que no es tanta como para comprar alguno de los muchos souvenirs de Pepe que se venden por la ciudad.

souvenir mujica

Mate

El mate, que ya tuve oportunidad de probar en Argentina, es toda una religión aquí. Se toma más y mejor. Desde la calidad de la yerba, a la preparación. Es muy habitual ver personas caminando por la calle con su termo bajo el brazo y el mate en la otra. No desaproveché ni un solo momento para tomarlo, como en esta foto en la que lo tomo junto a la perra de mi host couchsurfing mientras hacia número en el patio de su casa.

mate uruguayo

Uruguay fue un país por el que apenas pasé una semana entre Montevideo y Colonia del Sacramento. Camino a Paraguay crucé a dedo medio país hasta llegar a Paysandú, desde donde crucé de vuelta a Argentina. Me quedó por conocer todo el litoral oriental, en el que dicen que hay playas tan bonitas como las de Cabo Polonio. Será para una próxima ocasión. Uruguay era el antepenúltimo país de un viaje de dos años y mis energías para hacer kilómetros en autostop ya eran muy limitadas. Me fui feliz de haber conocido un poco de la idiosincrasia uruguaya a través de sus dos ciudades más importantes y de muchas personas que tuve oportunidad de conocer.