gastronomias mundo

La vuelta al mundo en 10 gastronomías

Quienes me habéis seguido estos dos años bien sabéis lo importante que ha sido para mí la comida. Conocer las gastronomías de todos y cada uno de los lugares por los que pasé fue algo esencial para aprender también de los aspectos culturales y sociales del país en el que me encontraba. Claro está que hubo algunas gastronomías que me gustaron más que otras. Países en los que era difícil comer medianamente bien, sobre todo con mi ajustado presupuesto, y otros en los que por poco dinero te hartabas de cosas ricas, nutritivas y saludables. A veces salía de países pensando lo mucho que iba a echar de menos su gastronomía, pero tarde o temprano llegaba otro que la superaba. Y así dos años. La comida es algo sin lo que no conseguiría concebir este viaje alrededor del mundo.

De nuevo, me he retado a mí mismo a crear una lista de 10 países con las gastronomías que más me gustaron. Fuera se quedan 24 países de los 34 que visité, aunque he de decir que pocos fueron los países en los que comí mal y prácticamente ninguno en el que al menos comí un plato tan bueno que salvase el resto de la economía. La verdad es que, por básica que fuese la comida de un país, siempre disfrutaba comiendo.

Aunque es difícil, intentaré ordenarlos de la 10ª a la 1ª gastronomía que más me gustó. ¡Allá vamos!

10ª. Coreana

Una gran desconocida dentro de la internacionalmente apreciada gastronomía asiática. Una comida bastante variada en la que no faltan clásicos como el arroz, las verduras, el pescado y la carne. Parecida en algunos aspectos a la japonesa y con mucha influencia china, pero sin dejar de ser única. Sus platos son a veces muy especiados y picantes, algo que me encanta. Mis favoritos son el gimbap, el tteokbokki. el hotteok y la bulgogi (barbacoa coreana).

9º. Japonesa

Qué os puedo contar de las bondades de la comida japonesa… Bueno, sí, que no todo es sushi, aunque sea su plato más famoso y el que, con diferencia, más me ha gustado en este país. Aunque la cultura de comer pescado crudo en Japón va más allá, ya que no solo está el sushi, sino que hay categorías como el sashimi, el niguiri, el maki o el temaki. También hay otros platos exquisitos como el okonomiyaki, las sopas de miso, los dulces dorayaki. Y hasta platos exóticos como el natto, una pasta de frijoles fermentados. La única pega, como imaginaréis, es que todo es bastante caro y no pude probar tantos platos como en otros países.De haber podido conocer más, seguramente hubiese colocado a este país en una posición mejor.

8ª. Tailandesa

Sin duda una de las que más me sorprendió por su frescura y combinación se sabores. Son unos genios en el uso de frutas y condimentos. El plato estrella es el pad thai, que representa muy bien todas estas cualidades de la gastronomía del país. Sin duda, uno de mis platos favoritos de todo el viaje. Otro plato que me encantó fue el “sticky rice”. Y, por supuesto, también los currys. Una comida que te hace sentir muy bien.

7ª. Indonesia

¡Nada menos que en el séptimo lugar se cuela la comida indonesia! Quizá por la variedad de sus platos, propia de la cultura de un país tan diverso.Cada ciudad o isla tiene un plato típico, único o especial que nunca defrauda. Y todo baratísimo. Importante también destacar el buen uso de las especias y la influencia culinaria de distintos puntos de Asia. Mis platos favoritos son el gado gado, el mie y nasi goreng, el nasi lalapam ayam, el nasi liwet y los satays.

6ª. Argentina

Por fin cambiamos de continente y llegamos a América. Este sexto puesto es para Argentina. La gran culpable es la parrilla… y es que no he probado mejor carne (de ternera) que la de un buen asado argentino. ¡Incomparable! Después de muchos meses sin probar sabores mediterráneos, fue una alegría también reencontrarme con platos de fortísima influencia española y, sobre todo, italiana. Pastas caseras, pizzas, empanadas… Por no hablar del mate, una de las tres únicas cosas a las que me he hecho adicto en este viaje; junto al arroz blanco y al té. Como buenos descendientes de italianos, también tienen buenos dulces y postres.

5ª. India

¡Una delicia! sobre todo para quienes aprecian la comida picante y vegetariana, ya que el hinduismo no permite el consumo de carne. Varía mucho de una región a otra, pero con elementos comunes. Los indios son unos auténticos magos de las especias. Hay currys que combinan decenas de especias en los que se consiguen sabores muy intensos, pero equilibrados. La fuente proteínica viene de las legumbres, casi siempre presentes en sus platos; como el dal. Tampoco faltan las verduras y las hierbas aromáticas, como en los chutneys. A diferencia de otros países asiáticos, también hay productos lácteos como el lassi. En definitiva, comida riquísima, saludable y muy nutritiva. Sorprende como puede pasar un mes en India sin echar de menos la carne. Y no acabo este apartado sin mencionar el té, siempre presente en India. El chai masala, un te negro hecho en leche con muchas especias, es probablemente la mejor bebida que descubrí en este viaje.

gastronomia india

4º. Vietnamita

La gastronomía vietnamita fue la gran sorpresa de este viaje. Ya había escuchado buenos comentarios sobre las comidas de este país, pero jamás imaginé que fuese tan buena. Con diferencia, la mejor de todo el sudeste asiático y una de las mejores de todo el viaje. Platos siempre sabrosos, bien especiados, aromáticos y saludables en los que las hierbas y verduras están siempre presentes dándoles un toque de frescura. Hasta en el puesto de calle más cutre los platos tienen buena presentación y estaban riquísimos. Una comida muy nutritiva, con una cantidad de carne justa, muchos vegetales y bien acompañado por hidratos de carbono como el arroz o fideo. Muchas veces en forma de sopa como los pho ga o pho bo. Otro plato que me encantó en el sur del país fue el cao lau.

3ª. Peruana

En este caso no fue ningún descubrimiento o sorpresa, ya que visité el país hace 11 años y ya entonces tuve la oportunidad de descubrir lo muy buena que está la comida peruana. Con los mejores ingredientes obtenidos de la costa, las montañas y la selva, la gastronomía peruana es mucho más variada que cualquier otra en América del Sur. Una fusión gastronómica entre el saber de las culturas precolombinas y la cocina española, con influencia asiática y hasta africana. Hasta un simple plato de arroz con verduras y pollo está bien sazonado y es exquisito. Nunca falta la papa (de muchos tipos) y otros tubérculos, al igual que clásicos latinoamericanos como son el maíz, el arroz, ají (chile) o el frijol. Siempre acompañando a buenas carnes y pescados. No es casualidad que la cocina peruana esté tan de moda últimamente en el mundo. Ceviche, papa a la huancaína, anticucho, papa rellena, ají de gallina, papa de causa, cuy… ¡Decenas de platos deliciosos por probar!

2ª. China

Bajo mi punto de vista, la mejor de todas las que probé en Asia. La gran diversidad que ofrece su vasto territorio y los milenios de tradición culinaria la hacen sencillamente imbatible. ¡Ojo! Nada tiene que ver la comida china verdadera con la comida china que se come en occidente, en cuyos restaurantes se sirven platos adaptados al gusto local. ¡Mil veces mejor en China! Platos que mezclan sabores extremos pero siempre consiguiendo un equilibrio perfecto. Visualmente llamativos y siempre sabrosos. Cada plato tiene una ceremonial manera de comerlo.Nada como desayunar unos baozi de carne al vapor, almorzar un picante hot pot, merendar un pan chino y cenar unos noodles lamian en sopa, como en las fotos a continuación. ¡Mi reino por seguir conociendo esta increíble gastronomía!

1ª. Mexicana

¡Sí! ¡La número uno es la comida mexicana! Mi favorita en este viaje y en el mundo entero. Quizás influye el haber tenido la suerte de vivir un par de años en México para poder conocerla y entenderla en profundidad. Pero, lo tengo claro, ninguna comida del mundo me hace sentir lo que esta gastronomía que fusiona en sus platos la sabiduría centenaria e ingredientes de Mesoamérica con el buen hacer de la cocina española.Para quien disfrutan con el picante, no hay una comida igual. Y, ojo también aquí, nada tiene que ver la auténtica comida mexicana con los platos tex-mex que equívocamente se conocen como mexicanos en el extranjero.

No hay lugar en el que se preparen unos simples huevos tan ricos como en México. Por no hablar de platos más elaborados como el mole o el pozole,la cochinita pibil o los chiles en nogada. Podría pasarme la vida entera nombrando platos e ingredientes únicos de este país.

Y… ¡pocas cosas en el mundo tan sabrosas como unos tacos!

 

Y hasta aquí mi lista. No sé si estaréis de acuerdo, pero recordad que sobre gustos no hay nada escrito. Fuera del ranking quedan otras tantas gastronomías fabulosas como la balcánica, la turca (de la que esperaba mucho más), la caucásica, la iraní (muy buena cuando es hecha en hogares), la nepalí (mezcla entre india y china), la birmana, la malasia, la filipina (no apta para vegetarianos), la nicaragüense (probablemente de las pocas que aprueban en Centroamérica), la venezolana, la ecuatoriana (muy parecida a la peruana, pero menos diversa) o la brasileña (también variada y deliciosa, especialmente en Minas Gerais), que bien podrían tener su hueco entre estas diez. La de los países por los que pasé y no menciono en este post, sin contar Italia que me encanta y no la cuento porque solo estuve un par de días durante este viaje, podéis imaginar que pasaron más desapercibidas a mi paladar..

Ojalá esta lectura os haya animado a conocer alguno de estos países o, al menos, a comer en alguno de sus restaurantes que, por suerte, hay en muchas ciudades de cualquier país del mundo sin importar la distancia a la que nos encontremos de ellos.